La voz contra el terror que no se apaga

asesinatoh

La voz contra el terror que no se apaga

Suena valiente y diáfana la voz enfrentada al terrorista Arnaldo Otegi y su abominable expresión política; suena en privado y en público con argumento veraz contra la suma de organizaciones sociales y políticas que recrean el otrora Frente Popular con el inefable añadido de plumíferos y corifeos que escriben, hablan y entrevistan al miserable verdugo que quiere ser Lehendakari.

En el otro extremo, la dignidad, limpia y noble, la voz de las víctimas del terrorismo no enmudece ni está por la labor pese a la sensación de abandono que les embarga. La voz contra el terrorismo, contra los terroristas, contra los objetivos políticos auspiciados por el terror no calla. Suena tonante en las conciencias, en los hogares, en las calles y en los foros la petición de ¡Dignidad y Justicia!, que estos días de ofensa premeditada reclama una iniciativa ciudadana en Cataluña con recogida de firmas para impedir que Otegi sea recibido por las Instituciones catalanas o, por lo menos, dificultar el tránsito a la concesión a este terrorista que aún no ha pedido perdón.

Hacen bien las víctimas y la sociedad civil en no fiar su destino a la maniobra política, que siempre es interés de unos —los situados en el poder y aledaños—, en detrimento de otros; de manera notoria las víctimas directas y quienes como ellas nos sentimos y con ellas nos manifestamos. Harán muy bien en seguir como hasta ahora, reivindicando la memoria, la dignidad y la justicia en el nombre de los caídos y de los que viven recordándolos.

Las víctimas nunca dejarán de serlo, mientras que los terroristas avanzan con paso firme y chulo hacia el borrado político de su condición. Triste, humillante panorama el que diseña el miserable perdón que postula determinada casta política al servicio de sus exclusivos intereses.

Desde la sociedad civil proclamamos que también somos la voz y la memoria de las víctimas que no se rinden.

MadridCode

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*