LOS BELENES NAVIDEÑOS

masacrek

LOS BELENES NAVIDEÑOS

Un camión se empotró anoche contra un mercadillo navideño en Berlín. Las autoridades creen que lo más probable es que sea un atentado, y todos dicen ahora que hay que evitar los mercadillos navideños.

En Barcelona tenemos uno muy bonito al que llamamos la Fira de Santa Llúcia y que se instala delante de la Catedral. Yo fui con mi hija hace un mes, para comprar la molsa y un nacimiento nuevo, y una fuente que le gustó mucho.

No sé si hay que evitar los mercadillos navideños. Lo que sé es que José y María se enfrentaron a mucho más que a un camión para tener a Jesús, y criarlo, y cuidarlo. También los Reyes Magos sortearon toda clase de peligros para ir a adorarlo. Y Jesús conoció el Calvario y la Cruz para decirnos que nos amaba con un amor que no es de este mundo, pero que podría serlo.

No estamos a salvo. Ni lo hemos estado nunca ni jamás lo estaremos. El mal existe y no podemos hacer nada para evitarlo. Ser valiente no es no tener miedo. Ser valiente es tener miedo y continuar haciendo lo que creemos que tenemos que hacer. José y María tuvieron miedo. Jesús tuvo sed. Y Dios sangró con su Hijo cuando lo matamos, y su grito hizo que la Tierra temblara.

Pero a pesar de todo, este domingo celebraremos la Navidad, y algo de nosotros volverá a nacer en la luz infinita de los que fueron más fuertes que la persecución y el miedo, e hicieron del más humilde portal la cuna del gran amor del mundo.

Estamos asustados y es normal que lo estemos. El mal nos ronda y está hambriento. Por eso necesitamos más que nunca la Navidad, porque somos Hijos de un Dios que nos hizo libres y nos dio el amor para guiarnos. No sólo no tenemos que escondernos sino que tenemos que recordarlo. Aunque sólo sea porque los que quieren matarnos nunca van a olvidarlo.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*