Un Reino Unido fuera de la Unión Europea es menos seguro

caballodetroya

Un Reino Unido fuera de la Unión Europea es menos seguro

Los británicos que votaron a favor del Brexit en el referéndum estaban pensando en que el Reino Unido podía aislarse de los problemas del resto del mundo. Las fuerzas de seguridad saben perfectamente que la cooperación internacional es vital en la lucha contra el terrorismo y que la colaboración con los servicios de información y de seguridad del continente va a seguir siendo vital para ellos aunque salgan de la Unión Europea. La primera ministra británica, Theresa May, ha dicho que quiere mantener esa cooperación después del Brexit.

La noticia del atentado de ayer en Londres cayó como un jarro de agua fría en los pasillos del Parlamento Europeo, donde se estaba pendiente precisamente de una comparecencia del negociador europeo, Michel Barnier, la primera desde que la primera ministra británica le ha puesto fecha a la activación del artículo 50. Barnier fue uno de los que no dudaron en manifestar su solidaridad con los británicos, igual que hicieron los representantes de las principales instituciones comunitarias. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el de la Comisión, Jean-Claude Juncker, y el del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, publicaron mensajes de preocupación y han prometido ayudar a Londres en la lucha contra el terror.

El área de cooperación en materia de seguridad es una de las más sensibles porque enlaza con los derechos individuales y se basa en la supremacía de los tribunales europeos, que el Reino Unido pretende abandonar. La libre circulación no significa cero circulación y los terroristas han demostrado continuamente que no tienen fronteras. Un Brexit «duro» que deje desarticuladas las políticas de cooperación entre el Reino Unido y la UE es la peor perspectiva, según comentaban ayer mismo eurodiputados británicos, todavía activos en el Parlamento Europeo.

El Reino Unido quiere mantener un papel central en la estructura de Europol, pero al mismo tiempo estar fuera de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Luxemburgo, que es un elemento central de la cooperación en materia de seguridad en el seno de la UE. La transferencia de datos personales fuera de la UE no puede tener lugar sin un respaldo legal y aunque Londres quisiera un estatus superior al que ya existe en la cooperación con Estados Unidos, legalmente eso requiere un desarrollo muy complejo. Incluso el acuerdo con EE.UU. puede tener que ser renegociado después de la salida del Reino Unido.

Pero por ahora, y en lenguaje estrictamente político, «Europa permanece firme junto al Reino Unido contra el terror y dispuesta a ayudar», como dijo ayer Donald Tusk. La cuestión es qué pasará si esa cooperación entra en el paquete de las negociaciones.

ABC

viñeta de: #espana-atletico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*