SAN JUEZ

juezlo

SAN JUEZ

Tenemos jueces santos. Un San Juez ha permitido al asesino «Txapote» visitar a su padre, que está enfermo. Las víctimas de «Txapote» no pueden visitar a nadie porque están muertos y enterrados. Resulta muy complicado liderar la clasificación de hijosputas de la banda terrorista, pero «Txapote» siempre ha ocupado los lugares más elevados del cuadro etarra.

Jamás ha mostrado signos de arrepentimiento, ni ha pedido perdón por sus crímenes, ni se ha mostrado abatido por el dolor causado. En sus comparecencias ante la Justicia, se declaró orgulloso de sus actos con una chulería insultante.

Pero San Juez le ha regalado unas horas preciosas para visitar a su padre. Viajó en coche, con tres agentes del Orden Público, y mucho me temo que la gasolina la hemos pagado entre todos.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*