SR. PUIGDEMONT, ASÍ ACABAMOS CON ETA

etarrasñ

SR. PUIGDEMONT, ASÍ ACABAMOS CON ETA.

Estoy absolutamente convencido que es usted un hombre de bien, por eso estoy igualmente convencido que su comparación de la lucha y la resistencia contra ETA y la tenacidad en el «procés» se debe únicamente a un exceso de entusiasmo en la línea que ha tomado.

Pero dado que ha sacado el tema le explicaré lo que algunos hicimos en la lucha contra ETA. Mientras avanzaban los trabajos del Código Penal del 95, se tuvo claro que frente al terrorismo ni un paso atrás y que había que acabar con esa rémora del franquismo en el código del 73 de redimir penas día tras día.

Mientras para la clase política en general Herri Batasuna y ETA no eran lo mismo, nosotros no nos creímos esa historia y elaboramos trabajos basados en resoluciones judiciales demostrando que sólo entre enero de 1989 y febrero de 1994 se habían dado más de 30 casos de conexiones ETA – HB. Bajo la apariencia de pedir las responsabilidades civiles elaboramos un auténtico documento base para ilegalizar HB e iniciar el sumario de las finanzas de ETA.

Mientras, insistíamos y hacíamos estudios para que la Kale Borroka fuera asumida por la Audiencia Nacional. En cuanto empezaron a caer penas de 8 o 10 años por quemas de autobuses y luego se empezaron a embargar cuentas a los padres por los actos de unos hijos menores de edad, se acabó el problema.

Por otra parte ya en 1991 presentamos el primer proyecto de ley de solidaridad con las víctimas del terrorismo, tuvo que llegar la tregua trampa de 1999 para que se aprobase lo que nuestra propuesta pedía. Y esto son solo unos pequeños ejemplos de lo que algunos juristas hicimos para acabar con ETA.

Sepa pues que quienes acabamos con ETA fueron en primer lugar los cuerpos y fuerzas de seguridad y junto a ellos jueces, fiscales y abogados de víctimas que ayudamos a no dejarles respirar.

Atentamente se despide de usted un catalán y español quien sí estuvo honrosamente en la vanguardia de la tenacidad en la lucha contra ETA.

José María FusterFabra ( LaRazón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*