TIENEN UN PROBLEMA

El análisis de lo que ocurre en Cataluña parte, como en tantas ocasiones, de una premisa falsa: que es el ciudadano, el catalán de a pie, el que empuja a sus autoridades al caos que ahora mismo se vive allí.

Es mentira, lógicamente. Todo el desorden que acontece en esa parte de España viene propiciado por un reducido grupo de políticos y burgueses, que se quieren erigir en élite. Desde allí se convocan y subvencionan, casi siempre con dinero público, las algaradas independentistas de quienes día tras día trabajan contra el interés general.

Los efectos de la huida de más de tres mil empresas comenzarán a notarse en uno o dos años, pero la precariedad de la gestión de la Generalitat, ocupada en sus ensoñaciones, ya se puede comprobar. Médicos, enfermeros, bomberos y demás servicios se resienten de la falta de gestión.

No se olviden de que Cataluña acumula deuda propia, generada por su gobierno autonómico, de más de 70.000 millones de euros. Les recuerdo quiénes propiciaron ese agujero: Pujol, Maragall, Montilla, Mas, Puigdemont y Torra. Desde luego, Cataluña tiene un problema, pero vive dentro de ella: en su corazón.

El Astrolabio ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor