TODAVÍA HAY EN ESTE REINO DIGNOS Y HONRADOS ESPAÑOLES

Hoy ya no veo que la Lealtad, el Honor y la Dignidad signifiquen algo más que la nada. Y lo peor es que aquellos que tenían como estandarte estas sagradas divisas han caído, a mi entender, en “reír las gracias” a todos esos tunantes, cuya máxima voluntad bien pudiera –según mi parecer- resumirse en expoliar este Sagrado Reino en todo lo posible.

Desde mi punto de vista, los primeros paladines de nuestra Patria han desdeñado la más elemental de todas las obediencias: a Dios y al Reino; así como el primer deber: protegerlo y defenderlo de sus enemigos internos y externos. Es por ello que los veo, ahora, como serviles sumisos de esos pícaros turnistas.

Esto y no otra cosa es, a mi parecer, lo que hace posible declaraciones como la del general José Manuel Santiago, Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil (19/04/20) referentes a que “el cuerpo” trabaja para minimizar las críticas al gobierno en la gestión de la Crisis.

Pero este tipo de actividades son propias de dictaduras y regímenes totalitarios. Porque en una tiranía los que habiendo vinculado su existencia al auxilio del reino lo desamparan para ser gustosos criados del tirano no son nuestros paladines, no son nuestros centinelas. Se convierten en monostatos de Sarastro.

¿Se imaginan ustedes que el Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil hubiese dicho cosa similar tan sólo unos pocos años atrás? Yo no. Por eso ahora ya no veo otra cosa que un emprendido camino hacia la tiranía con la asistencia de los monostratos que dan ordenes a sus subordinados, como algunos medios de información han reproducido, Okdiario.

El fanatismo de las covachuelas triangulares y de sus monostratos nos acecha dentro y fuera de nuestras fronteras y a todos los que no concurrimos con sus deletéreos proyectos nos consideran enemigos. Porque el objetivo de los que anhelan destruirnos es exterminar de la tierra todo lo que España significa.

Antonio R. Peña ( El Correo de España )