TRAICIÓN

La reciente noticia de la condena por parte de la Audiencia Nacional de Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote, y sus secuaces, a 33 años por el asesinato del funcionario de prisiones Máximo Casado en octubre de 2000, algo que hace años habría sido una información de enorme alcance, no ha merecido ahora el honor de los grandes titulares de la prensa escrita ni la apertura de las noticias de las radios y televisiones públicas o privadas, nacionales o regionales.

(Y ninguno de ellos se ha interesado por la reacción siquiera de la familia). La ordenación y la jerarquía de las noticias emitidas configuran el valor del periodismo y su papel en la conversación democrática de toda sociedad.

Ese lugar subalterno reservado a esta noticia denota cierta amnesia (real o inducida) sobre la ETA, la última traición de la democracia a la democracia.

Tadeu ( El Mundo )