Tras su remisión a la Cortes en julio de 2021, y después de superar los vetos de PP y Vox y el texto alternativo de ERC, el proyecto memorialista ha dormido en el sueño de los justos durante siete meses.

Había cierta relajación gubernamental, si es que alguna vez la ha habido desde que gobierna Pedro Sánchez, pero ha sido tras el tercer batacazo histórico del PSOE en unas elecciones autonómicas, cuando Pedro Sánchez ha sacado a su «suplente» de lujo para desviar la atención: Franco.

Ya lo airearon en la campaña andaluza, en la de Castilla y León y en Madrid hasta inventándose amenazas con balas y sobres que achacaron a los herederos del franquismo, como no. Tres campañas con Franco en la boca y tres batacazos y no ha tardado ni 48 horas en dar la noticia para superar la crisis y unir el partido: ¡¡¡El Congreso impulsa la tramitación de la ley de memoria con la intención de aprobarla en julio!!!

Fuentes socialistas han asegurado que «se dan las condiciones» para sacar adelante la norma debido a las conversaciones que se han mantenido a lo largo de los últimos meses también con otros socios, como el PNV, EH Bildu (recordemos los herederos de ETA), Más País y Compromís (Su mayor bagaje politico, Oltra la encubridora de abusadores), así como con otras formaciones minoritarias.

En fin, que tendremos el verano con el temita y ya los españoles, no tendrán preocupaciones con el precio de la luz, el gas, la gasolina y los productos de primera necesidad. No se acordarán lo que el PSOE se ha gastado en putas y cocaína en Andalucía, ni de los crímenes terroristas de sus socios de gobierno, ni de la tasa de paro y ni mucho menos del chalet de Pablo Iglesias y se centrarán en Franco y como siempre Franco no tendrá ninguna defensa clara y directa, ni del partido de la oposición, por supuesto, ni de los 52 diputados de VOX, más allá de palabras huecas, hablando de lo general, pero nunca defendiendo su obra, sus gestos, su gestión y su buen hacer, no vaya a ser que les llamen fachas.

Ya en campaña (imaginamos que el equipo de campaña de Olona estará despedido, aunque sabemos que no, porque son los que están llevando el partido al retroceso) se tragaron el «sapo» de que en Andalucía todos los hospitales se construyeron cuando gobernaba el PSOE y le dejaron salir «vivo» del debate, porque claro, porque para rebatirle y dejarle con el «culo al aire» había que retrotaerse más allá de 1978.

En fin que no creo en las casualidades y la reactivación de la ponencia (no estaba prevista hasta este martes) se produce dos días después del batacazo de la izquierda en las elecciones andaluzas del 19 de junio, obteniendo el PSOE sus peores resultados en una región que gobernó durante 37 años, toda vez que la izquierda alternativa perdió diez escaños con respecto a los anteriores comicios y están sedientos de sangre y Franco está solo, más allá de algunos grupos extraparlamentarios, miembros como este y la FNFF, pero hay que defender la verdad hasta el final, cueste lo que cueste.

Álvaro Romero ( El Correo de España )