Ya decía yo que Núñez Freijó no me entraba por el ojo y por fin el hombrecito ha sacado la patita. En esto, el titular que escribe El Confidencial (16/06/2022) es indiscutible y diáfano:

“Freijóo facilitará al PSOE gobernar otras CCAA si en Andalucía decide abstenerse”.

Estamos, pues, ante otro trepa de cuidado, el tal Freijóo, y en su caso ha tenido mucha suerte para acceder al liderato nacional del PP dejando antes en la cuneta a Ayuso, ya que Casado el dinamitero tarde o temprano explotaría bajo su misma pólvora por propia incapacidad, pero sobre todo por la torpeza de sus consejeros más cercanos.

Si Sánchez alcanzó el poder enfrentándose a los barones de su partido y después dejando entrar en el gobierno a toda la basura del mundo, Freijóo lo ha hecho por un golpe de suerte y su estrategia será una coalición PP-PSOE, un intercambio de autonomías como si los contribuyentes de éstas fuesen cromos, una fata de respeto descomunal a los todos sus votantes, una agresión a la esencia misma de la democracia (cada ciudadano un voto) y un desdibujamiento de la entidad y programa del PP, que dice llamarse de “centro”, aunque el centro no exista en España, pero un método comprobado para llegar a presidente del gobierno, aun traicionando a los suyos y a España.

Además, si comparamos a ambos elementos, Sánchez es un alma en pena, un narcisista elevado a la enésima potencia que va por la vida sin tocar el suelo, levitando de pura insustancialidad, aunque rompiendo todo lo que toca; pero Freijóo es un zorro astuto y calculador que sabe Dios lo que puede hacer con el PP en su deseo de fundirse con el PSOE en una común unión espiritual en la que cambiar cromos, esto es, ayuntamientos, diputaciones, entes, comunidades autónomas…

Ahora vayamos a las tres preguntas:

Una: ¿Es machista el PP?

Sí, cierto, lo es, y mucho, porque el PP ha tenido la oportunidad de elevar a la presidencia del gobierno de España a Isabel Díaz Ayuso cuando ella estaba en la cresta de la ola. La primera mujer presidente del gobierno de la democracia, que eso si es feminismo Champions, pero el PP es un partido de señores, patriarcal, machista, y ha dejado pasar el tren de haber obtenido mayoría absoluta en unas elecciones generales con una mujer como candidata, con la guapa Isabel.

Dos: ¿Es el PP un partido feminazi, esto es, que permite la desigualdad jurisprudencial entre hombres y mujeres?

Sí, cierto, lo es, y mucho, porque todas las leyes de género, la LIVG 1/2004, el Pacto de Estado y el resto de jurisprudencia hembrista, desigualitaria e inconstitucional que favorece a las mujeres y hunde a padres e hijos se ha redactado yendo de la mano PP y PSOE, entre ambos partidos, en lo que es un matrimonio de conveniencia PPSOE al objeto de repartirse la tarta de votos feminazis.

Tres: ¿Tienen hombres, hijos y abuelos alguna posibilidad de mejorar el maltrato y la desigualdad que reciben en España en la actualidad si gobernase el PP?

No, no la tienen, porque el PP no está por promover la custodia compartida a nivel nacional, como norma general en casos de separación o divorcio; como tampoco se le ha oído hablar -excepto a Ayuso- de eliminar el Ministerio de Igual Da y en su lugar poner un Ministerio de Familia.

José R. Barrios ( El Correo de España )