TU PIEL

Tu piel, como sábanas de arena y sábanas de agua

en remolino,

tu piel, que tiene brillos de mandolina turbia,

tu piel, a donde llega mi piel como a su casa

y enciende una lámpara callada,

tu piel, que alimenta mis ojos

y me pone mi nombre como un vestido nuevo,

tu piel que es un espejo en donde mi piel me reconoce,

y mi mano perdida viene desde mi infancia y llega hasta,

el momento presente y me saluda,

tu piel, en donde al fin,

yo estoy conmigo.

Isabel Fraire.

Buenas tardes.