Anteayer,  “10 de marzo”, jueves, fue un gran dia para Castilla… a mi entender

Permítanme un paréntesis.

Para  quienes vivíamos en Cuba hace setenta años, el “10 de marzo”, es una fecha imborrable. El año 1952, tal día como el de ayer, Don Fulgencio Batista y Zaldívar  -general mulato pero de apellido catalán y vasco—dio el “segundo golpe estado” incruento y magistral -como él sabía hacerlo: el “primero”, lo dio en 1933, siendo  un simple sargento de trasmisiones y lo dio, por telégrafo-.

Digamos que ese día, se inicia toda  la Historia de Cuba de los últimos catorce lustros. Si Dios me regala unos cuantos años más,  quizás escriba algo sobre un tema, totalmente desvirtuado,  por gente que no vivió la Cuba de Grau, de Prío Socarrás,  ni la de Batista y Fidel.

Hoy se habla  demasiado ex cátedra, pero de “oídas”. Llevo sesenta y dos años oyendo contar  mucha historia “virtual”,  fruto  de la imaginación o de la manipulación, y quedamos ya pocos con autoridad,  por haber vivido los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado, inmersos en la realidad cubana.

Se ha falsificado todo: cómo era la vida en Cuba, quién era Batista y quién era Fidel, -por supuesto- y cómo engañó al 95%  del Pueblo Cubano, por lo menos. Pero no voy hablar del 10 de marzo de 1952 sino de anteayer. Cierro el paréntesis.

Tengo la corazonada  que este nuevo “10 de marzo” pudiera llegar  a tener la importancia de aquel otro de 1952,  aunque  no ya en Cuba sino en mi querida e inolvidable Castilla,  donde solo he vivido  doce o trece años de los casi noventa y cuatro que Dios me ha concedido. Pera me  he  resarcido pregonando siempre, -lo mismo en suelo patrio que  en el extranjero-  que soy palentino.

Ese amor y añoranza de mi pueblo,  me hizo ilusionar, ayer, ante la posible resurrección de la tierra que “hizo a España”.

Porque, Castilla hizo a España y España se lo pagó, “descuartizándola” en 1978. Antes,  en los dos siglos precedentes, la había reducido a la nada. Gracias a la Democracia partitocrática ese “rincón de Castilla”  que fue siempre Vascongadas -por cierto “muy leal”-aspira a ser “nación”,  anexionando a Navarra, y al mismo tiempo, Cataluña, -el condado revoltoso de Aragón—aspira a crear otro estado, engulléndose las Baleares y el reino de Valencia.

Los hijos de Lucifer -y su padre-,  mediante la Constitución elaborada en las cavernas de la Sinagoga satánica,  “trocearon Castilla”,  convirtiendo “la Montaña” -que fue siempre su salida al mar- en una Comunidad autónoma y haciendo otro tanto con «la Rioja”, con Madrid,  con “la Mancha” e intentaron también, quitarle Segovia…

Los hijos de Satanás, lo tenían muy claro: “Castilla debe ser descuartizada”, era fundamental y previo, para luego aniquilar a España y borrarla del mapa. ¡Lo hicieron a las mil maravillas! y, nuestra tierra,  exhausta y  desconocida no reaccionó, como se lo pedía su sangre imperial.

¡Pobre Castilla!, se “desangró y empobreció”,  sosteniendo a los Tercios y financiando la conservación del Imperio, mientras el resto se desentendía y prosperaba. Suscribo la paráfrasis “Castilla hizo a España y España deshizo a Castilla”.

Pero, eso,  ya no tiene remedio, solo es ya una lección.  Lo he tenido claro toda mi vida, aunque no fue obstáculo para elegir una esposa catalana – ¡sesenta y tres años de felicidad compartida!,…por ahora—ni para amar a Valencia y a Galicia, a Andalucía y a Vascongadas, -Asturias, Extremadura, Canarias, Baleares, Ceuta, Murcia, Melilla y Aragón-, como a León y a Palencia.

Volvamos al tema, a lo que me ha ilusionado, a lo ocurrido ayer, cuando un burgalés y un salmantino “decidieron pactar”  para poder iniciar la resurrección de Castilla.

No solo pueden, ¡deben hacerlo!  Nos decía un profesor: “Es ley geopolítica que los Imperios los construyen las mesetas”. Por eso nuestra meseta debe volver a tener peso específico en nuestra Patria. “La grandeza de España no será posible sin la de Castilla”.

Ojala lleguen mis palabras a quienes van a jurar defender y traer la prosperidad a la región que regaló a su Patria medio mundo y a la Iglesia Católica  más de la mitad de sus actuales creyentes en Cristo y devotos de su divina Madre.

Confió en que tanto García-Gallardo como Mañueco comprendan la trascendencia de ser un modelo de Gobierno, siguiendo las enseñanzas y el modo de enfocar los problemas  de Isabel de Castilla. Es muy simple “ir al fondo de los problemas sin  que nada les impida ver la realidad y sin asustarse ante ninguna medida a tomar”.

A los castellanos de antes, -como a Isabel de Castilla-, nunca les temblaba el pulso. Si carecéis de tal capacidad, ¡dimitid a tiempo! Espero que seáis dignos del pacto firmado: “¡Ante todo Castilla!”. Será la mejor forma de ayudar a España. ¡Olvidaos de Madrid! (De Sánchez  y del Partido respectivo: lo primero es lo primero, así también serviréis de manera impecable y leal,  al propio al partido.)

La mejor prueba del acierto de vuestro  “pacto” es que la izquierda esta que “bufa”,  también la Sinagoga de Satanás –a la que sirve el Partido Popular Europeo –y todos los demócratas partitocráticos—.

¡Qué gozada!,… ver a esas féminas semianalfabetas que nos gobiernan, despotricar contra “ese monstruo” llamado VOX, “¡aupado al poder!”  —de acabar con su mamandurria—

Es más tristemente –pero para mí divertido-  ver como los españoles llaman “anti constitucionalista” y “antidemocrático”  al único partido que defiende la Constitución –independientemente de que sea nefasta—y ha metido en la cárcel a los separatistas; y aterroriza a los rojos y anti demócratas vascos y catalanes,

¿Tan estúpida es la gente como para no ver semejante y patente contradicción?  Solo una inteligencia de chorlito se escandalizan,  si se sugiere  que “el Pueblo es tonto”;  Será porque la cordura escasea tanto como el agua en el desierto.

Gil de la Pisa Antolín ( El Correo de España )