UN POCO DE MEMORIA

Ayer miles de personas se movilizaron en España por unas pensiones públicas dignas. Lo hicieron acompañadas de partidos de izquierda como el PSOE. ¿Saben lo que hizo ese partido?

Pensiones: los datos que no te explican quienes prefieren ofrecerte demagogia
El ‘pensionazo’ de 2010: no es una reforma, es un atraco

1980: captando el voto de los pensionistas con promesas

En 1980 Felipe González era el líder de la oposición. El 16 de diciembre de ese año la Federación Estatal de Jubilados y Pensionistas de UGT, el sindicato del PSOE, organizó un encuentro con González en el que éste quiso garanse a los jubilados con promesas: “El Gobierno de UCD sólo se preocupa de los pensionistas por motivos electorales y se olvida de ellos cuando no hay elecciones a la vista”. En 1982 el PSOE ganó sus primeras elecciones generales por mayoría absoluta y Felipe González se convirtió en presidente del Gobierno.

1985: la primera bajada de las pensiones públicas

Ya por entonces se empezaba a hablar de la quiebra del sistema público de pensiones, con cada vez más gastos y menos ingresos. Ante esa crisis de la Seguridad Social, en 1985 el PSOE aprobó la Ley 26/1985 de Pensionesque bajó estas prestaciones públicas de dos formas: aumentando el periodo de cálculo de las pensiones de dos a ocho años, y aumentando de 8 a 10 años el tiempo cotizado necesario para cobrar una pensión. Los sindicatos de izquierda montaron en cólera: UGT y CCOO organizaron una manifestación el 4 de junio de 1985. Hubo encierros de la UGT en varios puntos de España en protesta contra la reforma. El diputado socialista José Luis Corcuera dimitió de sus cargos en UGT a raíz de las diferencias entre el PSOE y su sindicato por esta ley. Casi todas las enmiendas presentadas por la oposición fueron rechazadas por el PSOE, y a pesar de las protestas, la ley fue aprobada el 19 de junio. Al día siguiente, CCOO -ya sin el apoyo de UGT- convocó una huelga general que no hizo rectificar al Gobierno socialista.

2004: otra vez captando el voto de los pensionistas con promesas

A pesar de las protestas, en 1986 el PSOE volvió a ganar las Elecciones Generales por mayoría absoluta, aunque perdiendo 18 escaños, y volvió a ganarlas, ya con mayoría simple, en 1993. Tras esta victoria se afilió al partido un joven madrileño de 21 años, hijo de una familia acomodada: Pedro Sánchez Castejón. Tras la derrota de Felipe González en 1996, el Gobierno de José María Aznar impulsó la Ley 24/1997, de 15 de julio, de Consolidación y Racionalización del Sistema de Seguridad Social, que ligaba el aumento de las pensiones al Índice de Precios de Consumo (IPC). El 14 de marzo de 2004, tres días después de los atentados del 11-M, el PP perdió las Elecciones Generales y el PSOE volvió al poder, esta vez con José Luis Rodríguez Zapatero. Unos días antes de las elecciones, Zapatero prometía subir las pensiones más bajas un 26% en cuatro años. Una vez más, el PSOE intentaba captar el voto de los pensionistas con promesas.

2010: la segunda bajada de las pensiones públicas

Tras una ruinosa gestión económica por parte del ejecutivo, el viernes 29 de enero de 2010, el Consejo de Ministros -presidido por Zapatero- aprobaba una rebaja de las pensiones, presentada aparentemente como una congelación de las mismas para 2011 -la primera congelación oficial de las pensiones públicas españolas-, al no revalorizarlas conforme al IPC. Sin embargo, la medida implicaba bajar las pensiones al retrasar la edad de jubilación de 65 a 67 años -una medida prevista para ser implantada de forma progresiva entre 2013 y 2025-, y además el cálculo de la pensión ya no se haría sobre 8 años, sino sobre toda la vida laborallo que podía implicar a bajadas de hasta el 30% en los importes de las pensiones.

Pedro Sánchez apoyó esa bajada, de la que se libraron los diputados

El texto fue filtrado por el Gobierno a su diario afín, El País, antes de dárselo a conocer a la oposición, lo cual era una violación de los compromisos del Pacto de Toledo de 1995. Esa bajada de las pensiones se votó en el Congreso de los Diputados el 12 de mayo de 2010. Los diputados del PSOE, entre ellos Pedro Sánchez (diputado desde 2009), votaron a favor de la impopular medida. Se da la circunstancia de que mientras el Partido Socialista aprobada ese recorte de las pensiones públicas, los diputados mantenían sus “pensiones de oro”un privilegio que les permitía percibir la pensión máxima con sólo siete años cotizando como parlamentarios. Un privilegio escandaloso y que mantuvo el Gobierno de Zapatero a pesar de rebajar las pensiones al resto de los ciudadanos. Ese privilegio fue derogado en diciembre de 2015.

El PSOE dejó la Seguridad Social en quiebra dos veces

A esto hay que añadir otra situación que también se repitió con los dos gobiernos del PSOE. En 1996, al llegar al poder, Aznar se encontró con un déficit de 500.000 millones de pesetasun hecho que había ocultado el Gobierno socialista de Felipe González. La Seguridad Social estaba técnicamente en quiebra a causa de la pésima gestión del PSOE. Con Aznar en el poder, la Seguridad Social logró un superávit que permitió la creación de un Fondo de Reserva en el año 2000, inicialmente con 601 millones de euros y que ya rondaba los 20.000 millones en 2004.

Con Zapatero en el Gobiernola Seguridad Social entró en déficit estructural en 2010 y 2011, acumulando un agujero superior a los 7.000 millones. Por si esto fuera poco, se repitió la misma situación que en 1996: el Gobierno socialista ocultó ese déficit. Se lo encontró el PP al llegar al poder a finales de 2011. La situación obligó a la Seguridad Social a recurrir a su Fondo de Reserva por primera vez en 2012. Un fondo que, todo hay que decirlo, ha dilapidado Rajoy para sostener el actual modelo de pensiones públicas, sabiendo como se sabe desde hace años que es insostenible por la crisis demográfica que atraviesa España (en esto, como en otras cosas, el PP de Rajoy se ha esforzado en convertirse en una réplica del PSOE).

Pedro Sánchez se presenta ahora como el defensor de los pensionistas

Pues bien: después de todo lo visto, ayer el PSOE se sumó a la movilización de los pensionistas con su propia pancarta, encabezada por Pedro Sánchez, que ayer en su Twitter se situó entre “los que defendemos unas pensiones dignas para nuestros mayores”. Si no creéis que este señor haya sido capaz de demostrar tanta desfachatez tras haber votado el “pensionazo” de 2010, podéis ver el vídeo que él mismo publicó ayer en su cuenta de Twitter:

Escuchar las declaraciones hechas ayer por Pedro Sánchez es como vivir por tercera ver el día de la marmotaotra vez un dirigente del PSOE haciendo falsas promesas para ganar votos, pero esta vez con la novedad de que ese dirigente ya apoyó una bajada de las pensiones cuando tuvo ocasión. A fin de cuentas, hacer falsas promesas resulta mucho más barato que buscar dinero para mantener un sistema público de pensiones amenazado por graves problemas demográficos.

Elentir