Así comienza Antonio Machando, para seguir: «la malherida España, de carnaval vestida / nos la pusieron, pobre, y escuálida y beoda, / para que no acertara la mano con la herida».

Los problemas que denunciaba Antonio Machado con su poesía, antes de la guerra civil, los tenemos calcados hoy. No es de extrañar que muchos decidieran o decidan marcharse de un país que no tiene arreglo. Aquí solo quieren a los mediocres y los malos se quedan, basta con ver el arco parlamentario.

Abrir por donde se quiera los libros de Machado es mirar a España. Desde cualquier atalaya en el perfil del camino, podemos además, vernos con meridiana claridad. «Yo he de hacerte, mi Dios, cual tú me hiciste / y para darme el alma que me diste / en mí te he de crear. Que el puro río / de caridad, que fluye eternamente, / fluya en mi corazón. ¡Seca Dios mío, / de una fe sin amor la turbia fuente».

Qué cosas… «En mí te he de crear», lo que dice un servidor: que si Dios no existe él se lo inventa. Intenta no interpretar la religión a su manera, que tanto ocurre. Y, ¿seca la turbia fuente de una fe sin amor? Más claro, ni el agua del avellano. Qué es la fe sin amor, más que lo que ya sabemos…

La política reinante. Y, ¿la turbia fuente?, ¿qué dice la izquierda de todo esto cuando la retrata? Aquí hacemos el tonto cuando nos interesa. Pero la realidad va a peor a base del crecimiento del mal, y ocultar o negar los orígenes, es lo más perverso, como hacen con el pasado y la historia.

Un tiempo de mentira y de infamia, y ¿qué es esto más que lo que tenemos? Echemos un vistazo a la actualidad, a salto de mata, y por el orden que viene hoy: «Gabilondo se pone de perfil y evita defender a la familia acosada en Canet del Mar».

Con un defensor del pueblo así, estamos aviados. Otro: «El video de Rufián que arrasa en Twiter: es un montaje, pero el original también se las trae». Rufián hace honor a su nombre y es un supremacista y descuartizador de España. Otro: «Tertulia de Federico: Especial sobre Paracuellos, 85 años de la mayor matanza de la Guerra Civil». Aquí ponemos la mano en la herida de la que habla Machado, «para que no acertara la mano con la herida».

Borrando la historia, desaparecen los genocidios de la izquierda; por ejemplo de Paracuellos jamás se habla en la memoria histérica… ¿Es esto de recibo? Otra, relativa a Isabel Celaá, que después de lo que hizo en España con la enseñanza, en especial con la religión, Pedro Sánchez, la va a mandar de Embajadora de España al Vaticano. Le encantará a S.S., que recibe feliz a la gente de la extrema izquierda. Se ve bien que aún no la conoce. O que pertenece a ella.

«Rosa Díez: ´Cuánto tardaría la Fiscalía en denunciarme si pido que le hagan el vacío a las hijas de Sánchez´.» Sánchez se calla sobre esto, referido al niño acosado en Cataluña, por el idioma. Él solo lo usa para dividir a los españoles, echar leña al fuego, y condenar con sus etiquetas a lo que llama «extrema derecha». ¿Eso es un presidente de España?

Él no se ve de extrema izquierda, si no de juez y señor en posesión de la verdad que aplica la ley del embudo como le da la gana. Es tan limitado que se cree tener la razón. No dice nada por el acoso del niño de Canet del Mar, que pide un 25% de las clases en español, a lo que se niega la administración catalana añadiendo que no cumplirá esa sentencia. Eso no es nuevo, no cumplió ni la primera.

Pedro Sánchez eso no lo ve… sólo escupe a la derecha sus soflamas y pide que se la prohíba de la política. La parte de la derecha que le contradice, le molesta bastante. Vemos también cómo a Hilario Pino le echan de la Sexta, o sea de la secta. Los medios están comprados y el que sea objetivo no le quieren.

Y vemos también, pero no lo comentamos porque ya huele a cuerno quemado la excesiva información que sigue saliendo desde que murió Almudena Grandes. El fanatismo sectario tiene la sombra alargada. Finalmente citaré entre la falta de objetividad y perfil izquierdoso de Google, esta noticia, al margen: «Un estudio científico afirma que todos los gatos domésticos presentan rasgos psicópatas».

La naturaleza es misteriosa como los gatos y no llegaremos nunca a entenderla. «Los hallazgos -dice el estudio- proporcionan una visión de la estructura de psicopatía triárquica en los gatos». (Parece a Rosa Díez, hablando de la triada oscura del presidente)

El estudio concluyó haciendo referencia al modelo triárquico, que define la psicopatía como, un trastorno compuesto por tres rasgos principales: la audacia, la desinhibición y la mezquindad. (Blanco y en botella) Efectivamente los gatos tienen raptos de locura. Hay muchos bichos así en la especie humana, psicópatas, incluso ejerciendo de presidentes.

Hay noticias que denotan el estado de corrupción generalizada: «Pedro Sánchez se inventa visitas institucionales para ir en Falcon, a actos del PSOE.», O bien, esta otra que huele también a corrupción: «Delgado coloca a las esposas de sus dos hombres de confianza en la Fiscalía».

En la cual no tiene ella derecho a estar, como Fiscal General del Estado. El nepotismo es el pan nuestro de cada día entre los «progresistas», en cuyo progreso basan su función pública; mejor privada. Este núcleo corrupto de extrema izquierda, rige la justicia, y no puede ser más injusto ni hacer más daño.

En todos los poemas sobre España de Antonio Machado y que son muchos, tiene más razón que un santo. Y podemos ver la España que tenemos hoy, desde las páginas de sus libros. Sería aplicable la mayoría de sus poemas a la condición humana y a la española. «Españolito que vienes / al mundo, te guarde Dios. / Una de las dos Españas / ha de helarte el corazón».

O, por donde cruza errante la sombra de Caín. «Abunda el hombre malo del campo y de la aldea, / capaz de insanos vicios y crímenes bestiales / que bajo el pardo sayo esconde un alma fea, / esclava de los siete pecados capitales». Y la clave: «mala gente que camina / y va apestando la tierra».

Lo peor es cuando se mete a saco en las instituciones.

Fígaro ( El Correo de España )