UNA CAMPAÑA CON LAZOS VERDES Y AZULES

Policías y guardias civiles en unidad de acción suman esfuerzos para lograr la equiparación y ayer se reunieron por primera vez todos en la misma mesa: sindicatos policiales, JUSAPOL y las asociaciones representativas de la Guardia Civil para acordar una hoja de ruta que marque los tiempos para que sus reclamaciones de justicia y equiparación sean por fin escuchadas. Y es que para seguir avanzando piden cifras y plazos, ya no les vale con promesas en el aire.

Esta vez están unidos, y han hecho un pacto de caballeros basado en los principios de «lealtad y la seriedad» con el que la próxima semana darán a conocer una hoja de ruta. Desde hoy inician una campaña de difusión con un hashtag común (#UnidosxlaEquiparacion) acordado por ambos Cuerpos con los lazos azul y verde como distintivo, además de pulseras con la bandera de España y los colores de Policía y Guardia Civil.

Por un lado, los guardias civiles ya presentaron el martes ante los medios una iniciativa, que ayer secundaron también los sindicatos policiales y JUSAPOL, con la que anunciaron más movilizaciones si finalmente no se escuchan sus reclamaciones y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, no les convoca para «comenzar a trabajar en los despachos». Esta vez tienen todos los flancos cubiertos y ya no hay fisuras, conscientes de que la unión hace la fuerza. De un lado, los sindicatos policiales representados en el consejo policial, por otro las asociaciones representativas en el consejo de la Guardia Civil y por otro la movilización de la calle con JUSAPOL serán los tres pilares sobre los que asentarán su plan de acción. Pero no sólo se unirán los agentes, también sus familias.

Sobre la mesa, una cifra: 1.500 millones de euros a razón de 500 millones repartidos en tres años a partir de 2018. No piden regalos sino una equiparación con Mossos d’Esquadra y Ertzaintza, ya que por el mismo trabajo, y con más competencias, perciben hasta 875 euros menos, según sus cálculos.

Esta vez la unidad de acción abarca un espectro mucho más amplio y como si de una tela de araña se tratara sus caminos estarán entrelazados, cada uno en el ámbito que sea capaz de liderar esta justa causa, todos acudirán a la llamada. Entre las actuaciones ya preparan defender en Bruselas no sólo la equiparación salarial –en la que los agentes sufren el agravio comparativo con las policías autonómicas sino que además les convierte en una «policía barata», la peor pagada de toda Europa a pesar de que son parte fundamental para la seguridad de la Unión Europea– sino que también, y aprovechando que el ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se pasea por la capital belga con impunidad, también defenderán en el Parlamento Europeo la integridad y el honor de sus compañeros que han sufrido los ataques de los independentistas en Cataluña en sus diferentes actuaciones cuando cumplían con las instrucciones dadas en defensa de la legalidad. Asimismo, seguirán en contacto con los partidos políticos e instituciones para que su lucha se vea reflejada los Presupuestos.

C.S. Macías  ( La Razón )