UNA DECISIÓN, QUE SÓLO PRETENDE DESGASTAR A RAJOY

La Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, el órgano encargado de velar por los poderes de la Cámara cuando ésta no se encuentra en periodo ordinario de sesiones, ha aprobado la celebración de un Pleno extraordinario para que el presidente del Gobierno explique lo que sabía del caso ‘Gürtel’. Dado que Rajoy declaró como testigo el pasado 26 de julio en la Audiencia Nacional ante el tribunal que juzga el caso, no tiene mucho sentido que ahora deba ir al Congreso a decir necesariamente lo mismo. Es obvio que Podemos y PSOE, los dos partidos de los que parte la iniciativa, no buscan esclarecer unos hechos que están en manos de la justicia, sino desgastar al líder del PP con fines puramente electoralistas.

Una vez más, los partidos de la oposición utilizan el Parlamento para instrumentalizarlo a su favor y no para la defensa de los intereses de los ciudadanos. De hecho, si su objetivo fuese conocer lo ocurrido en este relevante caso de corrupción, habrían votado por crear una comisión de investigación, no una comparecencia en el Pleno.

Los españoles podríamos habernos ahorrado este espectáculo si el PNV hubiese votado en contra. Pero los nacionalistas vascos han decidido sumarse al resto de partidos, demostrando al PP que no pueden contar con su apoyo leal ni siquiera ante el acoso de quienes pretenden conseguir con este tipo de artimañas lo que no pudieron lograr en las urnas. Aliándose con Podemos y el PSOE, el PNV se pone a favor de quienes están más interesados en dañar la imagen del presidente del Gobierno, y con ella la de España, que en trabajar por la estabilidad política del país.

Al conocer el voto negativo del PNV, Ciudadanos decidió abstenerse y dejar solo al PP, ya que, para el partido naranja, la corrupción es el principal baldón que pesa sobre Rajoy y todo su partido.

El Mundo