UNA HISTORIA CONTRA LA LIBERTAD

El PSOE de Felipe González fue un paréntesis excepcional y positivo en la historia de los socialistas españoles.

Todo lo demás, antes y después, ha sido un partido contrario a la libertad y entregado a la revolución y al socialismo real.

González gobernó con mayorías absolutas, que nunca, antes y después, tuvieron a lo largo de su vida, gracias a demostrar moderación y patriotismo, en el mejor sentido del patrimonio común que una nación es para sus ciudadanos.

El PSOE de Sánchez es hijo del de Zapatero y ha decidido desguazar las instituciones del Estado, la Constitución y la unidad de España.

Puede sonar duro lo que escribimos, pero los hechos son demoledores: gobernará Sánchez en coalición con los comunistas -hecho que no ocurría desde décadas- y con el apoyo de los independentistas, a los que está dispuesto a ceder la soberanía y quebrar la unidad nacional; restringe la información como no ha hecho nadie en democracia; quiere asaltar el poder judicial, porque tanto periodistas como jueces le resultan incómodos, y la Constitución no pinta nada.

Es posible que pueda estar bordeando el delito. Los barones, callados…

El Astrolabio ( ABC )