UNA LEY JUSTA Y NECESARIA

Más de 1.200.000 ciudadanos ha apoyado con su firma la campaña promovida por el padre de Diana Quer y las familias de otras víctimas para pedir al Congreso que no elimine del Código Penal la prisión permanente revisable.

Aprobada en 2015, esta figura jurídica, reservada para crímenes muy determinados (desde entonces sólo se ha aplicado una vez), no es equiparable a la cadena perpetua, ya que a los 25 años de prisión se procede a la revisión del caso.

Todo Estado tiene el derecho de articular mecanismos de protección de la sociedad frente a los más crueles enemigos de la convivencia y la vida humana. Y el Parlamento está obligado a recoger el sentir de la mayoría de españoles que consideran esta ley como una garantía de protección y seguridad.

El Mundo