Cuando hace unos años los miserables dirigentes del Sistema decidieron eliminar la tumba de Rudolf Hess debieron creer que nuestro recuerdo, respeto y actos en su honor se hacían solo dónde estaban sus restos funerarios.

No comprendían que en cualquier sitio tenemos el recuerdo de nuestro Héroe. Cada agosto celebramos un acto por Hess, sean cuales sean las circunstancias.

De la misma forma el que la histeria actual con el Coronavirus permita una actuación más del sistema para tratar de eliminar, o al menos cambiar, la idea de Navidad, no va a servir de nada. Para nosotros la Navidad no es la ‘fiesta del Sistema comercial’ ni va a depender de que podamos salir más o menos, de las actividades que el sistema promueve para esas fechas y que ahora quizás mucha estén limitadas por las restricciones de la pandemia.

Hace unos años el sionismo logró que el Tribunal Supremo de USA prohibiera toda manifestación navideña en lugar público, con la excusa del laicismo oficial. Pero eso no ha eliminado en absoluto la Navidad en los hogares y corazones de millones de personas.

Aquí en España se quiere prohibir toda referencia navideña en colegios para no ‘ofender’ a los musulmanes, es solo una actuación más de un sistema que aborrece la religiosidad.

Ni decir tiene que toda referencia al Solsticio está totalmente censurada en prensa, televisión o cualquier medio de masas.

A cambio de la ‘Navidad’, se desean establecer ‘La Fiesta’, o sea ‘vacaciones’ con una paga extra para fomentar el consumo, viajar y salir de juerga con amigos, donde beber o drogarse.

Grandes luces para fomentar las compras en tiendas, los Black Friday que son la ‘Navidad del sistema’ por excelencia, hacen todo lo posible para censurar cualquier referencia al verdadero espíritu de la Navidad y del Solsticio.

Así pues las medidas de restricciones provocadas por la histeria del virus no deben tener efecto alguno en ‘nuestra’ forma de hacer en Navidad.

Un consejo, no politizar las Navidades ni los Solsticios, hay que sentirlos, no usarlos para fines políticos.

Me alegro de que el virus dificulte los actos ‘culturales’ actuales, en un 99% son pura basura, aunque es una lástima que alguno como las Ferias de Belenes si se vean afectadas.

Pero en general las restricciones del sistema no afectan a estos temas nuestros, que son precisamente los importantes para celebrar una buena Navidad y Solsticio.

Eduardo Nuez ( El Correo de España )