Manuel Marín machaca al ‘vacío huevo Kinder’ de Pedro Sánchez: «Bulle un voto contrario al ‘no es no’ obsesivo y sectario».

Jaime González: «En cuatro meses ha logrado que el PSOE se parezca un poco a aquel partido que -antes de vender su alma al diablo- era el espejo de buena parte de España.»

Manuel Marín: » Su decisión refuerza al PSOE frente a la política de vetos sectarios, el cordón sanitario a la derecha o el «no es no» obsesivo.»

Es bien conocido el elenco de dirigentes que se ha ido a su casa tras un batacazo electoral o pérdida de confianza en clave interna, pero a ninguno se le ocurrió plantear el trágala previamente a la cita con las urnas.

Periodista Digital