VENEZUELA: TRANSICIÓN PACÍFICA

La decisión de Leopoldo López de refugiarse en la embajada española en Caracas puede causar a nuestro país un conflicto diplomático sobrevenido.

Porque es cierto que España ha reconocido la legitimidad de Guaidó como presidente encargado de Venezuela y que el Gobierno ha descartado entregar al líder opositor a las autoridades judiciales, que ya han emitido una orden de detención contra él.

Sin embargo, no se puede pasar por alto que es el régimen de Maduro el que de facto controla los resortes del Estado, incluido el uso de la fuerza a través del Ejército y la Policía.

Es comprensible, por tanto, la prudencia mostrada por Borrell al limitar la actividad política de López, pero no debe olvidar el Gobierno que España tiene la responsabilidad de liderar la lucha contra la tiranía chavista, apostando por la defensa de los derechos humanos y la democracia y el inicio de una transición pacífica en la que López juega un destacado papel.

El Mundo