VENEZUELA

¿Qué extraña razón se esconde para que el Gobierno de España no reconozca ya al presidente interino y legítimo de Venezuela, Juan Guaidó? Venezuela no es una cuestión menor para nosotros.

Nos toca muy de cerca y los vientos de libertad que soplan en las últimas horas solo pueden verse frustrados por la represión a la que acostumbra el régimen chavista. Los venezolanos se merecen otro país y desde aquí deberíamos tener bien claro a favor de quién hemos de estar.

El diálogo, esa palabra mágica que en muchas ocasiones solo oculta la demora de la negación de una parte, se ha demostrado imposible e ineficaz. La solución ideal al gravísimo conflicto civil que vive aquel país hermano habría tenido que pasar por un gran pacto de transición a la española, con una ley de concordia y reconciliación nacional.

Pero la avaricia, por un lado, y la impericia política, por otro, han imposibilitado avanzar por esa senda. A estas horas, el futuro del presidente interino es incierto, pero se vuelve a abrir una rendija a la esperanza: todo es posible en este instante venezolano.

El Astrolabio ( ABC )