VERGÜENZA AJENA

Puigdemont y el resto de secuaces, con el apoyo inestimable de la autoritaria presidenta del Parlament, Carme Forcadell, han hecho añicos los principios democráticos que han guiado el Estado de Derecho español en los últimos años.

Tras una sesión sin debate y con un tiempo de recesión de apenas dos horas, los 72 diputados de Junts pel Sí, las CUP y el parlamentario no adscrito aprobaron la ley del referéndum.

viñeta de Linda Galmor