Después de haber sido el país desarrollado que peor ha gestionado la llegada de la pandemia, en número de fallecidos y en parón económico, seguimos empeñados en capitanear el pelotón de los inoperantes: los contagios vuelven a las cifras de principios de mayo, Sanidad cancela, por un error, la compra de reservas de material y somos carnaza para la prensa euopea.

Y sin embargo, Sánchez no para de quererse a sí mismo. Hay que ver el gusto que le está cogiendo el presidente a las ovaciones.

Maite Rico ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor