VÉRTIGO

Eliminar los aforamientos (siempre que no sean en el ejercicio de sus cargos) sólo de diputados, senadores y ministros, pero dejando todo lo demás sin tocar, es el último truco de Doctor Sánchez & Míster Ocaña, un ejercicio de volatinero para torpedear la propuesta original de Cs, poner en aprietos al PP (que tiene la llave de la reforma) y contentar a Podemos, que ahora se viene arriba y puede obligar a un referéndum populista sobre éste… y otros temas.

Pero sobre todo sirve de aviso a los navegantes indepes catalanes, que se le subirán a las barbas este otoño de conmemoraciones: sin ellos también el Gobierno puede sobrevolar las aguas revueltas. El funámbulo sólo logra su objetivo confiando en el vértigo. Propio y ajeno.

Tadeu ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor