VICTIMISMO ANTE LAS VÍCTIMAS

Ese gesto de Torra, el de presentarle al Rey a la esposa del exconsejero encarcelado Forn, revela la convicción de los independentistas de que las verdaderas víctimas son ellos. Es lo único que les importa, el encaje de su relato paranoide en cualquier clase de acontecimiento. En la primera fila del acto de ayer estaban los familiares de los muertos, varios de los cuales eran por cierto extranjeros, pero al presidente catalán sólo le interesaba resaltar la ausencia de su correligionario preso.

Al proclamar héroe civil a Forn, junto al mayor Trapero -obviando la responsabilidad de ambos en el aparato de seguridad que cometió graves fallos previos- el separatismo trata de mezclar la memoria del atentado con la del golpe de octubre y el referéndum: una manipulación procaz y sectaria, marca de la casa, con la que manifiesta de nuevo su ruindad impúdica, su grosera impostura, su esencial instinto fraudulento.

Era una ingenuidad pensar que la mentalidad nacionalista renunciaría siquiera por un día a la exhibición de su martirologio torticero, pero hacerlo ante los deudos de los difuntos, desviando su protagonismo y pasando por encima de su sufrimiento, revela una falta de escrúpulo ignominiosa, un andamiaje moral abyecto.

No cabe llamarse a engaño. La conciencia victimista, inoculada desde las instituciones autonómicas con una perseverancia sin desmayo, ha arrastrado a una parte de la sociedad catalana a un delirio de ensimismamiento trastornado. La monomanía persecutoria se ha convertido en el leit motiv político que guía el pensamiento (?) de muchos ciudadanos firmemente convencidos de vivir bajo la opresión de un régimen autoritario. En esa ofuscación emocional colectiva no hay circunstancia ni acontecimiento que escape a un enfoque de agravio. Es el paroxismo de la cultura de la queja, de la externalización del fracaso: un desvarío autocompasivo que inventa un daño para señalar como único culpable al Estado.

Sólo que hasta ahora, el lamento no había llegado al grado de suplantar el rol de las víctimas auténticas. El nacionalismo deformaba la realidad, creaba una mitología o tergiversaba la Historia con una ficticia narrativa de la independencia. Utilizaba su habilidad propagandística para construir un poder político basado en la gesticulación plañidera. Pero nunca se había atrevido a reclamar un papel preponderante por encima de la tragedia ajena.

El atentado de las Ramblas le empujó a una dinámica de histeria que atravesó esa frontera con el designio de transformar el shock social en una cínica estrategia. Lo que Torra escenificó ayer supone una desaprensiva adulteración de la conciencia: escamoteó la importancia cenital de los caídos para señalar como prioridad institucional a los líderes de la revuelta.

Ignacio Camacho ( ABC )