VIVA LA GENTE…LA HAY DONDE QUIERA QUE VAS

Pablo Iglesias reunió a sus huestes en Madrid para concelebrar lo «chupiguays» que son. Gracias a Garzón (Alberto y el otro), a Ada Colau y a Echenique (te lo juro) hemos recuperado la democracia en España. ¿En serio? Me los imagino a todos (y a todas), cogidos (y cogidas) de las manos: «Viva la gente, la hay donde quiera que vas. Viva la gente, es lo que nos gusta más. Con más gente a favor de gente, en cada pueblo y nación, habría menos gente difícil y más gente con corazón».

Recuerdo a aquel Omar Lares, alcalde de Campo Elías (Mérida), aquella mañana en Cúcuta, delgado y humillado tras dormir en un banco del parque Santander. A orillas del puente

 Simón Bolívar me contó el proceso bolivariano: «¿Pero en España no se dan cuenta de lo que están haciendo los de Podemos? Primero toman las universidades, luego crean CDR y círculos populares. Después llegarán al poder local y, no lo duden, terminarán en el Gobierno».

Y se nos echó a llorar como un niño, ante un plato de arepas, recordando que su hijo seguía detenido y torturado en el Helicoide. Dicho y hecho. Lo clavó. Solo falta Monedero en el Gobierno y no lo descartes. Y todo… por ser progresistas y reformistas. ¡Ja!.

PD: ¿En serio… Luis Planas, Nadia Calviño, Emiliano García Page, Javier Lambán o Guillermo Fernández Vara van a seguir tragando con estos (y estas)? ¿Hasta cuándo? ¿Han comparado sus respectivos curriculums? ¿Es consciente Pedro Sánchez de con quién ha pactado?

Ángel Expósito ( ABC )