**El Rajoy, a la cabeza de un PP corrupto, impulsó y  financió los separatismos, también en Galicia, Valencia y Baleares y facilitó el ataque y corrosión sistemática de la idea de España hasta llegar al golpismo permanente;  consolidó las políticas totalitarias de memoria histórica y de género de ZP, apoyó a los etarras, vendió la soberanía española “por grandes toneladas”; en suma, se unió  al PSOE para bailotear sobre la unidad nacional y la democracia. Pero el hombre está muy satisfecho de sí mismo: “Nos encargaron sacar a España de la crisis y lo hicimos”. Hasta eso lo hizo, medianamente, imitando las políticas finales de Zapatero.

**Escohotado, dicen, defendía la libertad. No conozco a nadie que afirme oponerse a ella.

**Las peleas dentro del PP son una buena noticia. Uno recuerda con agrado cuando la nefasta UCD de Suárez  voló por los aires. Dio paso al PSOE, cosa mala, pero la UCD era el caos. Después, el PP se convirtió en un PSOE bis. Ahora ha aparecido VOX: tiene la gran oportunidad de extraer lecciones de la historia.

Pío Moa ( El Correo de España )