XAVI, EL ANIMAL APOLÍTICO

Es muy probable que Xavi Hernández no haya leído nada de Aristóteles o incluso que ni siquiera sepa quién fue este filósofo griego que definió al hombre como un animal político,   y eso le redime de las simplezas que dice desde Qatar porque, según él,  “aunque no es un país democrático el sistema allí funciona mejor que en España”.

Xavi se define como “bastante apolítico”  y por tanto escasamente ciudadano responsable e informad, porque parece que ignora que, en ese país que le paga muy bien por su trabajo de futbolista,  cientos de miles de trabajadores emigrantes de la construcción procedentes sobre todo del sureste asiático, sufren explotación y en ocasiones trabajan en condiciones cercanas a la esclavitud.

En  Qatar existe la pena de muerte para algunos delitos como el espionaje o amenazas a la seguridad nacional, y aunque no  hay datos de que se haya aplicado para el delito de apostasía está vigente esa posibilidad en las leyes del país. En cambio los cataríes son más tolerantes con el consumo de alcohol  o las relaciones sexuales ilícitas, delitos que solo se castigan con la flagelación,  castigo del que no se libran los extranjeros algunos de los cuales que se han emborrachado o han fornicado  con una señora casada sin permiso de su marido, han sido condenados a recibir entre 40 y 100 azotes.

Criticar al gobierno es una conducta que ha sido castigada alguna vez con la cadena perpetua,  como fue el caso del poeta Mohamed al-Ajami que osó  llevarle la contraria al  “Pedro Sánchez” de allí en la Conferencia del cambio Climático del 2012 en su propio país.

Pero Xavi Hernández, galardonado con el  Premio Príncipe de Asturias al deporte, insiste en que en Qartar se vive mejor que en España porque “hay más tranquilidad, más seguridad, no tienen llave de casa y dejan el coche en marcha sin riesgo a que nadie se lo lleve”. Yo creo que el chaval es muy bueno jugando al fútbol pero le faltan varios hervores para madurar como persona, porque no se puede ser más simple o sectario para hacer ese tipo de comparaciones, salvo que se esté refiriendo a la inseguridad de Barcelona donde él vivió.

Mientras sus declaraciones se difunden en el diario Ara que según lo define Wikipedia es “ un panfleto matinal de información general en idioma catalán, que se edita en Barcelona para Cataluña, Islas Baleares, parte de la Comunidad Valenciana y Andorra”, Xavi Hernández insiste en que “observa mucha injusticia en España”, y en eso le doy la razón, porque no es justo que existan tantas desigualdades sociales, tanto político comiendo la sopa boba, tanto maltratador en la calle, tantos miembros de los Comités de Defensa de la Republica preparando bombas en Cataluña y tanto tonto de los cojones opinando en las tertulias.

En Qatar jamás sucedería algo así.

Diego Armario