¿Se acuerdan ustedes de aquella fulana? ¿Recuerdan su nivel, no desde luego intelectual, sino cultural? Pues, porque no hay dos sin tres, está claro que ella será el relevó natural del PSOE tras el demente Zapatero y el díscolo patológico narcisista Pedro.

Me adelanto, pues, a los acontecimientos, y señalo a la próxima candidata -que algo habrá aprendido de su paso por EE.UU., su enemigo natural- para presidir otro gobierno del PSOE, porque septiembre está a la vuelta de la esquina y la situación no pinta bien para el Gobierno de Sánchez y su tropa de rufianes y apologistas de ETA.

    A la candidata natural para seguir pescando en el caladero de votos del PSOE (partido criminal durante la II República, nuestra Cruzada Nacional y los años de gobierno del hoy “dominicano” Felipe González -nacionalidad que a título de naturalización privilegiada le entregó el presidente del país caribeño, Luis Abinader, vete a saber POR QUÉ-, señalado como el “señor X” del crimen de Estado):

    1º. A los de su calaña. 2º. A extranjeros a los que se ha dado derecho a decidir el destino de ESPAÑA. 3º. Y a sufridos españoles que no pueden permitirse poner el ventilador este verano y a lo peor para otoño necesitarán, junto con cientos de subsaharianos y demás extranjeros de todas partes del mundo, acudir a los comedores de Cáritas.

    ¿En qué situación dejará el Gobierno de Sánchez España?

    La respuesta la contestan todas las encuestas que sobre los próximos resultados electorales dan los estudios de demoscopia, puede que también el servil TEZANOS, como consecuencia de la situación económica. Aunque de sobra sepamos que a Sánchez le importa un bledo la cuestión habiendo conseguido profanar los restos mortales de Franco, y no digamos nada si consigue sacar adelante su “ley de memoria democrática”, toda vez que él ya está instalado.

    Estamos otra vez ante la alternancia provocada por la situación económica. Un gobierno del PSOE destroza a España, y se necesita que vuelva uno del PP para enderezar la situación. Es la eterna canción, la YENCA… Izquierda, izquierda, derecha, derecha.
Adelante, detrás. Un, dos tres
.

    Ahora bien, la política, señores, es el arte de lo posible con los medios que se disponen, y junto a esto que ya es importante, la elección de prioridades. PRIORIDADES, sobre todo NACIONALES, naturalmente. Estas dos máximas deberían concitar, qué menos, una profunda reflexión a la hora de votar al Partido Popular.

Al que no se puede ver sólo como alternancia para solucionar el desaguisado económico del PSOE, que es lo que ha pasado siempre. Dicho más claramente, y con experiencia suficiente… No se puede cargar sobre los hombres del Partido Popular más de lo que puede asumir por mala que sea la situación económica.

Por mala que sea, QUE LO ES, Y MÁS, porque, frente a lo circunstancial, rectificable y mejorable, lo que verdaderamente merece conservarse, protegerse y defenderse son los valores que constituyen la base del progreso de una comunidad NACIONAL en su “destino universal”: DIOS, la PATRIA y la JUSTICIA. Lo demás, todo lo demás es accidental, circunstancial y momentáneo en el tiempo que nos apremia.

    Así pues, entre “la” Pajín y el Partido Popular, lo importante es saber que hay otra Opción, por lo menos antes de la revuelta. HAY QUE INTENTARLO. Digo.

Pablo Gasco de la Rocha ( El Correo de España )