…Y MIENTRAS, EL PARO CRECE

El debate del lunes se resume en una sola cuestión verdaderamente trascendente: Sánchez se negó, de manera reiterada, a contestar si pactaría con los independentistas catalanes, algunos de cuyos dirigentes han sido condenados por sedición. Todo lo demás fue accesorio. Prescindible.

No creo que haya cambiado de bando ni un solo voto, excepto el de aquellos que no comprendan por qué los socialistas se quieren unir a los que un día sí, y otro también, evidencian su deslealtad con la idea democrática de la unión de España.

Sánchez quiere que, en caso de ser el más votado, el PP le dé la investidura a cambio de nada. De lo contrario, pactará con Esquerra Republicana. Pocos silencios más elocuentes y sonoros como el suyo cuando fue interpelado por Casado al respecto.

Y pocas veces se ha gobernado con tanto desprecio a la verdad: ayer se conocieron los peores datos de paro en muchos años, y el Gobierno tratando de retorcer la evidencia.

Querían paro, ya tienen desempleo. Los dos grandes asuntos de la vida política son la economía y la unidad de España. Todo lo demás, como en el debate, sobra.

El Astrolabio ( ABC )