Y se espera que más de 2.000.000 de «ultraderechistas» (según la Ministra Montero todos los españoles que critiquen o no apoyen al  Gobierno son ultraderechistas) lleguen al Arco del Triunfo y la Ciudad Universitaria hacia el 12 de abril, festividad de San Julio Papa, el más guerrero de todos los Papas, para pedir la DIMISIÓN del Gobierno que preside el mentiroso Pedro Sánchez sostenido por socialistas, comunistas, etarras, independentistas y demás ralea.

Naturalmente, muchos de los que hayan nacido después de 1975 no se acordarán de lo que fue la “Marcha verde” que el Rey Hasán II de Marruecos montó para arrebatar el Sáhara a España. Pero los que sí lo vivimos, y algunos en primera línea, estamos viendo que en los momentos críticos de España siempre aparece Marruecos.

Ahora, por el brusco cambio, insospechado, para algunos traidor, que ha dado, don Pedro Sánchez, y para otros porque se ha pensado que la mejor manera de cargarse a un Gobierno, sin necesidad de utilizar armas ni violencia, es la calle, una manifestación gigante, una “Marcha verde” que llene a rebosar la Ciudad Universitaria, desde el Arco del Triunfo, y rodear el Palacio de la Moncloa, o sea, el cortijo del sátrapa que nos gobierna… y de ahí que ya esté gestionándose, al menos en Andalucía, según mis noticias, una manifestación gigante, aprovechando la huelga general que ya se está viviendo y que se desplace de toda la geografía del territorio español hasta converger en la Moncloa.

Podía recordar la famosa marcha sobre Washington que organizó el líder negro Martin Luther King que tuvo lugar el 28 de agosto de 1963 frente al monumento de Abraham Lincoln: con el famoso discurso “Yo tengo un sueño” con el que consiguió la libertad de los negros y acabó con la esclavitud social (ver link del discurso adjunto: https://www.um.es/tonosdigital/znum7/relecturas/Ihaveadream.htm)

Sí la Ministra de Hacienda ha hecho a 40 millones de españoles de ultraderecha no podría sorprender que 1, 2, 5 millones se desplazaran por tierra, mar y aire, efectivamente, sin más armas que su enfado por la situación a la que los está llevando el Gobierno.

Según el panorama que dibujan los periódicos de ayer y de hoy, todos coinciden en que VOX se está llevando a la boca el agua y el melón… y a mí, al menos, no me extraña, ya que lo vengo anunciando desde septiembre, que el Príncipe Eteoles no puede llegar a buen puerto de la mano de los socialistas, los comunistas, los independentistas, los etarras y demás ralea.

Como no me extraña que en la Moncloa esté cundiendo ya cierto pánico porque denotan que el señor Presidente ya no está tan seguro ni de los suyos (que muchos ya se están viendo fuera de sus puestos y de sus engordados sueldos y buscándose salidas airosas), de los de enfrente (un PP renovado, al menos de palabra, y con un Feijóo que se la está jugando) con la guerra de Ucrania, con los problemas con el Sáhara (todavía no ha hablado Argelia cuando hable temblará la Moncloa) y todo lo que está sucediendo estos días esté nervioso. La cuerda se le acaba y la gasolina.

Por tanto, no me extrañaría, insisto, en que para el día 12 de abril, como al parecer está programado, una “Marcha verde” de más de 2 millones de personas se plante en Madrid y llene la Ciudad Universitaria y en torno al Arco Triunfal de la Victoria.

Es una pena, pero así va el país. Está claro que ni la Izquierda aprende a gobernar ni la Derecha aprende a ser Oposición… y yo lo que me temo, mucho me temo, es que el 2023 pueda ser aquel 1933 que llevó a la Revolución socialista de 1934, cuando perdieron el Gobierno y el Poder.

O sea, que también nosotros tendremos que seguir la “Marcha verde” en los próximos días.

Julio Merino ( El Correo de España )