YO, AMO ESPAÑA

Mi corazón late en español. Me enorgullece pertenecer a un país que tanto ha aportado al mundo, a la Historia, al arte, a la cultura.

Nuestra historia, como todas, tiene luces y sombras, pero es única e incomparable. Amo y admiro especialmente nuestro riquísimo patrimonio histórico naval. A pesar de todas nuestras maldades y vicios, que son muchos, sabemos buscarle alegría a la vida y disfrutar de vacaciones, de bares, de la buena comida.

Pero no me puedo sentir orgullosa de España a día de hoy : hay mucho chorizo, mucho político incompetente, mucho sinvergüenza y tenemos el peor sistema educativo de Europa.

No sabemos defender nuestro tesoro que es la lengua española. La Justicia funciona a pedales, la riqueza no puede estar peor distribuida, hay mucho que hacer en justicia social.

No se invierte en tejido industrial productivo y todo se fía a la especulación. No tenemos una economía fuerte ni nuestra presencia e influencia en el mundo es la que debiera correspondernos.

No puedo sentirme orgullosa de un país cuyo funcionamiento deja demasiado que desear.

Somos 46 millones de españoles, más o menos, hagamos frente común, para que no destruyan España.