ZAPATERO DEBE EXPLICAR LOS COBROS DE MORODO

La operación lanzada ayer por la UDEF, atendiendo a una orden de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción, implica directamente al Gobierno de Rodríguez Zapatero en operaciones irregulares con el régimen de Hugo Chávez.

En concreto, a su embajador Raúl Morodo, catedrático de Derecho Constitucional cuyo nombramiento fue político, ya que, a pesar de haber cumplido destino ante la Unesco y Portugal, no pertenece a la carrera diplomática. Las informaciones que publicamos hoy son de extrema gravedad, ya que, una vez abandonada su misión diplomática en 2008, su hijo, Alejo Morodo, comenzó a recibir pagos de PDVSA, la empresa pública petrolera de Venezuela.

En concreto, se han detectado hasta 3,8 millones de euros en comisiones, facturadas por servicios de asesoría legal a través de una sociedad pantalla panameña con cuenta en Suiza. Los pagos fueron autorizado por el entonces presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, investigado por narcotráfico en EEUU.

Zapatero, que mantiene una privilegiada relación con el dictador Maduro, debe dar una explicación coherente cuanto antes, para evitar que el nombre de España se ve manchado por una acusación de blanqueo de capitales de una dictadura latinoamericana.

El Mundo