Buenas noches

Cuando en la noche te envuelven,
las alas de tul del sueño
y tus tendidas pestañas,
semejan arcos de ébano.

Por escuchar los latidos,
de tu corazón inquieto
y reclinar tu dormida
cabeza sobre mi pecho.

Diera, alma mía,
cuanto poseo,
¡ la luz, el aire
y el pensamiento !

G.A.Bécquer

Feliz descanso.