Buenas noches:

Bajó un día de su nube,
para pisar sobre el suelo
Y vio que no era bailarina,
y ya no tocaba el cielo.

Quiso morir de tristeza,
quiso morir de dolor,
quiso elevar un rezo,
que le llegase hasta Dios.

Pidió aprender a volar,
a bailar como antes danzaba,
Y Dios le tocó con el don,
con el que ella soñaba.

Feliz descanso.