Esa oscura enfermedad
que llaman melancolía
me trajo a la soledad
a verte, luna sombría.

Ya seas amante doncella,
ya informe, negro montón,
de tierra que en forma bella,
nos convierte la ilusión.

Ni a sorprender tus amores,
mis tristes ojos vinieron,
ni a saber si esos fulgores,
son tuyos o te los dieron.

Feliz descanso.