Con música he bailado,
he llorado. he reído,
he recordado,
he besado y he amado.

Con música he vivido,
pero hay tres cosas,
que nunca debes sacrificar,
Tu familia….
tu corazón
y tu dignidad.

Feliz descanso.