Buscando tus ojos,
la luna se esconde,
y juega con el viento,
y aturde a los duendes.

Se adorna, te sigue…
te envuelve de cálidos besos,
y te enciende.

¡ Esa luna… luna ¡
su corazón extiende,
se vuelve humana,
y… a tu lado se duerme.

Feliz descanso.