Una caricia en la noche,
un soplo de melancolía,
una cadena de ternura,
un rastro de luz
en la espesura.

Un abrir y cerrar de ojos,
una dulce hermosura,
una melodía nocturna,
un vivir sin medida
ni mesura…

Andrés Nieto Conesa

Feliz descanso.