Buenas tardes:

A MI HIJO EN EL DÍA DE SU BODA

Hoy enfilas tu nave en un mar de sueños,
con muchas ilusiones, realidades y proyectos,
con el objetivo de anclar en seguro puerto.

No obstante, Los embates del mar son inciertos,
no trates de dominarlo, intenta comprenderlos,
hazlo tu aliado, para alcanzar tus proyectos.

Haz que las olas te ayuden con el viento,
con tu popa enfilada desde barlovento,
rompiendo barreras, con la proa al puerto,
bendiciones hijo, en tu nuevo empeño.