Buenas tardes:

Fuimos el verso perfecto,
que jamás se convirtió en poema.

La parte inconclusa de los labios,
que no supo convertirse en beso.

Ese trocito inacabado del amor,
que nos convirtió en fugaces.