Buenas tardes:

A estas alturas de mi vida, no estoy para dar explicaciones, ni para demostrar nada a nadie.

Pediré perdón si molesto, me disculparé si meto la pata, pero seguiré siendo yo misma, que bastante me ha costado llegar hasta aquí.

De ahora en adelante, me dedicaré a ser feliz, porque la vida es prestada y no sabes cuando te la van a pedir.