Buenas tardes:

Hoy soy feliz, un poco triste,
con el asombro de ver pasar el calendario,
y seguir viva
para ser un impulso más a la palabra amor.

Cada vez más me alejo de mí
para acercarme a los demás;
me pertenezco menos,
al entregarme a otros.

Con esa felicidad de mano extendida,
que equivale a encontrarme
y me permite aceptar,
que el azar de morir,
es la tristeza menor.