Buenas tardes:

Me pongo nerviosa tranquilamente,
porque soy transparente,
con tanta atención, me distraigo
y tan de repente,
que sin moverme me desplazo
y sin querer voy deseando,
la raquítica suerte,
de no buscarte ya nunca
y de quererte encontrar siempre.