Buenas tardes:

Gemía el vals por ella,
y ella era un boceto
lánguido: unos pendientes
de ámbar, y un jardín
en el pelo.