Buenas tardes:

No te detengas alma sobre el borde

de esta armonía,

que ya no es sólo de aguas, de islas y de orillas.

Juan L. Ortiz