Buenas tardes:

Mientras nos damos
la espalda
inconscientes nos amamos.

La pureza de nuestras almas
se abrazan en el abrazo,
con la ternura de su infancia.

Mientras nuestros labios
no se hablan
nuestras poética manos
ansiosas se reclaman.

A nuestros brazos
les matan las ganas,
mientras nos damos
la espalda.

Tu y yo nos amamos,
aunque la ausencia de palabras
Se empeñe en negardo.

J.F.S. Bluky