Buenas tardes:

Cuando las garras de la soledad,
acarician amorosamente la espalda del viento
y los recuerdos como pequeños alfileres envenenados
se clavan como puñales
en los tejidos más blandos de tu corazón…
El tiempo parece detenerse en los andenes del alma y el dolor …