Buenas tardes:

Quiero ser inmortal, con sed intensa,
porque es maravilloso el panorama
con que nos brinda la creación inmensa;
porque cada árbol me reclama,
diciéndome: «Aquí se piensa,
también aquí se lucha, aquí se ama».